Sep 20

Competencia social y educación cívica – Parte 2

Escrito por Oku 20 Septiembre, 2017

Parte 2

Factores internos de la competencia social: variables conductuales

Competencia social y educación cívicaNoelia López de Discastillo, Conca Iriarte y Ma Carmen González Torres plantean que existen ciertos factores internos y externos que afectan el desarrollo de la competencia social. Dentro de los factores internos se encuentran, variables conductuales, variables cognitivas y variables afectivas, y en lo externos, los padres, los profesores y los iguales.

Se pretende, entonces, explicar las variables conductuales que hacen parte de los factores internos del desarrollo de la competencia social. Estas, hacen referencia a habilidades conductuales específicas que obligatoriamente deben ser observables:

  1. Hacer y recibir cumplidos: decir algo positivo sobre el aspecto de una persona o algo que ha realizado o dicho. Realizar cumplidos incluye habilidades básicas como: mirar a los ojos, sonreír, utilizar el tono de voz adecuado. Por otro lado, recibir implica dar gracias y respetar la opinión del otro. Esta reciprocidad implica no solo el reconocimiento del otro, sino, la valoración del mismo.
  2. Hacer y recibir críticas: expresar de manera asertiva mensajes no acusatorios. Se verbalizan las preocupaciones y así se pueden rectificar condiciones aversivas del medio ambiente. Esto implica habilidades como contacto visual, respetar el turno de palabra y agradecer el cambio cuando este se produce. Por otro lado, la respuesta adecuada a la persona que ha realizado la crítica y el cambio conductual implican una disposición de cambio y aceptación de las opiniones del otro.
  3. Decir “no”, rechazar peticiones: consiste en negarse, con buena educación, a peticiones inapropiadas o que no se quieran hacer. Esto contribuye al mejoramiento de la autoestima. Adicional a esto, se trabaja sobre la conducta basada en principios y valores. No se trata de decir no, solo por llevar la contraria.
  4. Pedir y conceder favores: significa solicitar a una persona que haga algo. Realizar una petición implica el respeto por el otro, la elección del momento apropiado, empatizar, disposición de escuchar otras alternativas y ser agradecidos. No se trata de manipular al otro para obtener lo que se desea sin necesitarlo.
  5. Ayudar: son situaciones en las que se necesita la ayuda de otras personas. No se limita a brindar apoyo cuando es solicitado, sino también intuir cuando una persona lo necesita. Esta conducta impulsa comportamientos más complejos como la cooperación, el altruismo y la conducta prosocial. No se trata de someter al otro ni de desarrollar comportamientos compulsivos de ayuda.
  6. Preguntar por qué: su funcionalidad es netamente de obtención de información adicional sobre un asunto específico. Esto contribuye al incremento de habilidades de raciocinio y juega un papel fundamental en la capacidad de toma de decisiones. De una manera similar, es uno de los pilares básicos en resolución de conflictos.
  7. Defender los propios derechos y respetar los de los demás: acto de afirmación de uno mismo y de otro en situaciones en las que han sido infringidos o violados sus derechos. Permite el reconocimiento de cada uno como sujeto de derechos y de deberes. Adicional a esto, se trabaja en la responsabilidad y el respeto por los demás (auto-asertividad y hetero-asertividad).
  8. Saber conversar: iniciar, mantener y terminar conversaciones. El primero, implica encontrar a alguien y empezar a hablar con él. El segundo, hace referencia a que todos los participantes sean tratados de manera apropiada. Finalmente, para que una conversación sea considerada terminada, se debió haber dejado la posibilidad de reanudar o de iniciar una nueva. Conversar implica escuchar activamente (prestar atención, no interrumpir, no abandonar la conversación de manera repentina, mostrar interés, hacer preguntas, reaccionar ante las ideas y nunca contra las personas), participar, unirse al grupo, acabar las interacciones cordialmente. En última instancia, conversar con otras personas permite conocer sentimientos, experiencias, opiniones y expresar, así mismo, opiniones, ideas, actitudes, emociones y deseos.
  9. Interacciones con personas de estatus diferente o con el sexo opuesto: las interacciones con adultos implican más respeto que la de los iguales ya que las primeras son asimétricas (los adultos se encuentran en una posición de autoridad). De una manera similar, las relaciones con personas de sexo opuesto pueden producir ansiedad y timidez. Como consecuencia, se trabaja sobre la conducta de iniciación (habilidades necesarias para acercarse a la persona elegida). Es importante recalcar, que para realizar lo anteriormente mencionado, deben existir unas habilidades cognitivas (conocimiento de la situación y de la persona) y afectivas (control de la vergüenza, miedo al fracaso).
González Torres, M.ª Carmen, López de Dicastillo, Noelia , Iriarte, Concha (2008). Competencia social y educación cívica. Madrid, Editorial Síntesis

Contacto

CONTÁCTANOS PARA QUE UNO DE NUESTROS ASESORES SE PONGA EN CONTACTO CONTIGO.







captcha